INICIO > Blog > Riesgos de “Piercings” orales y ortodoncia

Las perforaciones han existido desde tiempos antiguos en multiples culturas,  cada una de ellas le otorgaba un significado diferente. Por ejemplo, para los centuriones romanos, un piercing en el pezón era símbolo de valentía. Los piratas y hombres de mar, se perforaban la oreja al pasar por la línea del Ecuador en la India. Para los Aztecas y Mayas las perforaciones en la lengua formaban parte del ritual que los ponía en contacto con los dioses.

Hoy en día los piercings ya no tienen un carácter simbólico o distintivo de una etnia, se utilizan más como moda para sentirse mejor con uno mismo, se pueden realizar perforaciones en casi cualquier parte del cuerpo, las más comunes son en la oreja, nuca, ombligo, ceja, pezones, labios, nariz y por supuesto en la lengua. Esta ultima no es nada recomendable pues pueden causar serias consecuencias médicas y dentales.

La mayoría de los dentistas no aconsejan realizarse perforaciones en la lengua debido a los millones de bacterias en la cavidad bucal y al posible acúmulo de alimentos alrededor del piercing que pueden provocar infección e inflamación de los tejidos.

Por otra parte, en muy común que al comer y hablar las personas rocen los dientes y encías provocando fracturas que va desde dañar el esmalte hasta la extracción de los dientes que tengan una fractura más profunda.

Las personas con tratamiento de ortodoncia están expuestos a sufrir daños en los brackets debido a que es muy común que los piercings se enganchen en los aparatos de ortodoncia.

Si estás planeando someterte a un tratamiento de ortodoncia es recomendable retirar este tipo de piercings para prevenir daños en tu salud bucal y permitir que tu tratamiento sea un éxito.

¡Comparte!

TEMA

SÍGUENOS

INSTAGRAM